Día 49 – alimentación basada en plantas

Es muy subjetivo pensar que la felicidad, la salud y el bienestar en general radica únicamente en lo que comes, ni un bando ni otro tienen la razón absoluta, y cualquiera de las dos dietas se vuelve en algún momento insostenible, el punto correcto anda por ahí en el medio y es muy personal, cada quien debe de conocerse a si mismo lo suficiente para llegar a su estado de equilibrio, sumado a gustos, ideologías, credos, costumbres y vicios. En cualquier caso la visita con la nutrióloga debiera ser obligada de cuando en cuando, si en verdad buscáramos la mejora continua.

La alimentación basada en plantas no es fácil de hacer, no es sencilla de preparar, no es barata, ni en lo económico ni en el tiempo. Requiere dedicación, disciplina, mucho esfuerzo, mucho tiempo y voluntad.

Definitivamente es mucho más sana, pero si eres deportista es muy complicado e incluso puede ser peligroso, si no es llevada con muchísima cautela, apoyado con profesionales y tomando super alimentos y complementos, mal llevada puede traer: pérdida de peso no deseada, pérdida de masa muscular, fuerza, elasticidad, resistencia y por ende lesiones, además de descompensaciones que pueden causar sueño, falta de concentración, falta de energía, hambre constante, insatisfacción, disminución del rendimiento en general.

En mi caso aún es temprano para decirlo, pero es evidente que la fase de adaptación no es corta ni simple y que requiere muchos ajustes, desafortunadamente para mí no he llegado a una calidad de vida sostenible, sumado a tirones musculares que no me permiten seguir corriendo, falta de energía tanto para el gimnasio como para el trabajo, falta de concentración que se traduce en bajo rendimiento intelectual, sueño y hambre.

Por otro lado está el tema económico, uno pensaría que es más barato prescindir de los productos animales: carnes, cortes, quesos, etc. posiblemente el único ahorro real que he tenido es el dejar de asistir a restaurantes, sin embargo cuando se trata de super alimentos más allá de las frutas y verduras locales, no es nada barato, por ejemplo un kiwi cuesta 50 pesos (sumado a que viene de Nueva Zelanda con empaque -su huella de carbono es muy alta-), el aguacate se traduce en dos kilos por semana, las proteínas vegetales son caras más de 600 pesos por frasco, Las super semillas como hemp, quinoa, incluso almendras y nueces son arriba de 500 pesos el kilo -algunas mas de mil pesos por kilo-, así que optar por lo orgánico sin duda no es para clase media, hay que gastar mucho en alimentos no transgénicos, el litro de leche vegetal orgánico cuesta más del doble, mismo caso arroz salvaje, chícharos orgánicos y otros. Una lata de tomate decente cuesta mas de 50 pesos nada que ver con la basura que se vende en los supuer mercados por cinco pesos, y prepararla en casa toma mas de media hora, así que es o tiempo o dinero.

Además requiere una cantidad importante de tiempo de preparación, para el mundo actual y nuestro ritmo de vida esperar 10 minutos a que se desinfecten las verduras para tener el 30% de los insumos para hacer un jugo verde es mucho tiempo, además de pelar y utilizar a veces hasta dos equipos: un extractor de jugos que es complicado de lavar y una licuadora o nutribullet, El consumo es mucho mayor y los perecederos son de cinco a 10 días así que la visita al super mercado es mínimo dos veces a la semana. Tiempo y mas tiempo.

Entonces porque tanto Show

1. Ejercer mi libertad de elegir, El poder del consumidor es el mismo del poder del voto, pequeños esfuerzos que sumados pueden determinar el rumbo de la sociedad, yo soy libre de escoger si apoyo a empresas como Coca-Cola, ó a la que señora que vende jugos en esquina, reactivar la economía local comprando manzanas de chihuahua, naranjas de Linares, porque prefiero darle mi dinero a los locales que a Walmart, este nivel de cultura/conciencia lo tienen por ejemplo bien arraigado japoneses y alemanes, saben que es mucho más valioso apoyar la economía local, aunque el esfuerzo de uno parezca inútil, la conciencia social tiene consecuencias, de la misma manera que soy libre de escoger si compro detergentes biodegradables para lavar los trastes o los arranca grasas contaminantes, el mismo caso mi elección de ir a votar o no hacerlo, participación ciudadana es fundamental para que esta sociedad evolucione.

2. No puedo auto llamarme ambientalista si no conozco cuáles son las causas del problema, y sigo colaborando de alguna manera para el problema de la contaminación ambiental,  el efecto inverandero, la deforestación, la sobre explotación de los mares, etc.; además de que el modelo actual de alimentación de la humanidad está a un paso de volverse insostenible, el costo ecológico de la producción de carne es altísimo, solo por citar algunos datos, con el grano que se alimenta el ganado vacuno se podría alimentar a toda la humanidad, se está terminando la biodiversidad porque más del 90% de lo que se siembra es transgénico, al final los monocultivos acaban por degradar la tierra, el 75% de los océanos están sobre explotados incluso hay regiones que son completamente zonas muertas, combustibles fósiles, plásticos no biodegradables, baterías tóxicas y la lista sigue y sigue. Como consumidor responsable se colabora a frenar el desgaste ecológico inmoderado producto de los modos de vida actuales, y no se reduce solo a la alimentación, también a la ropa, el transporte, el consumo de energía domestico, y cualquier desperdicio de recursos.

3. Salud: En la actualidad vivimos en la época de la desinformación por cada teoría que sostiene que la alimentación basada en plantas es la solución a todos los problemas de salud del hombre aparecen 10 teorías que promueven seguir con nuestro hábitos actuales de consumo, los cuales están dirigidos a la psicología más simple “todos queremos escuchar que lo que estamos haciendo es bueno y está bien y nos va a traer más salud”, para muchos es radical decir que la leche de vaca es tóxica (cargada de hormonas animales) o el huevo o el pollo (Los criaderos actuales son alimentados con transgénicos, los animales son  saturados de antibióticos por las condiciones en las que están en hacinados, y cultivados con hormonas de crecimiento para que se inflen) tan ingenuo es pensar que comerse el corazón de nuestros enemigos nos dará su fuerza y valor, como pensar que comer alimentos con esta carga química no tiene ninguna contaminación en la cadena trófica, de la misma manera que es imposible determinar actualmente el daño que causa alimentar vacas con cultivos tratados con pesticidas; es imposible saber el efecto directo que tiene comer pescado contaminado con Mercurio o plomo, también es muy ingenuo pensar que si me como el bíceps de un físicoculturista voy a tener sus bíceps, al final las proteínas necesitan descomponerse en amino ácidos, lo que cambia radicalmente el punto de vista de que a mayor cantidad de proteínas es mejor, pero también es falso que se puede sobrevivir únicamente de plantas, por todos los nutrientes que no se encuentran tan fácil salvo excepciones en el mundo vegetal, Como aminoácidos, ácidos grasos y enzimas, la realidad es que el punto de equilibrio existe y no es como lo plantea nuestra alimentación tradicional, pero tampoco como lo plantean los veganos, sean vegetales o animales las proteínas necesarias para los humanos no es más del 20% de la ingesta diaria, la cantidad es muy poca y se puede alternar vegetal/animal lo que se traduce en que el 10%  de la alimentación es necesariamente animal o complementos, es decir el 90% basado en plantas debiera de ser la dieta perfecta.

4. Existe también el tema del maltrato animal, la forma en la que se manejan los rastros y se cultivan a los animales, no es para nada compasiva o humana, Gandhi decía que para ver el nivel del evolución de una sociedad basta con ver cómo tratan a sus animales.

5. Por último hay un punto en el que a lo mejor no coincido con todos pero para mí es un tema de espiritualidad y equilibrio, de respeto por la naturaleza, de amor, de compasión, de valorar la belleza del mundo, de ser compasivo, empezar a tomar el lugar que nos corresponde en el cosmos como los que reinan sobre las demás criaturas, cuando en los cuentos el ser más poderoso se come a los demás normalmente es un villano, llámese dragón, ogro o vikingo, en cambio cuándo es un ser que cuida de los animales del bosque entonces es un líder compasivo, amoroso, integrador, respetuoso, es nuestra responsabilidad cuidar de todas las criaturas y especies del planeta que nos ha sido dado, y hasta ahora lo hemos hecho muy mal casi aniquilándolo, hace no  muchos siglos la huella humana correspondía al 2% de la vida animal, actualmente sumado a los animales de consumo tenemos el 98% del planeta tomado, algo estamos haciendo mal, también es nuestra responsabilidad restaurar el equilibrio.

Conclusiones personales a el día de hoy

  • Aún cuando yo no estaba enfermo ni sufría de sobrepeso es inegable que en este momento mi salud está mucho mejor, el desempeño y funcionamiento de mi organismo ha mejorado enormemente con respecto a mis dolencias intraabdominales: bajo la inflamación intestinal, acides, gastritis, mal aliento y mal sabor al despertar, no me he hecho pruebas pero podría asegurar que el hígado está mejor, me parece que la calidad del sueño también es mejor, aunque no despierto cargado de energía todavía -como aseguran algunos- me despierto que ya es ganancia y he prescindido al 100% del café. Para mí no ha sido una diferencia brutal porque mi estado de salud ya era bueno, sin embargo ahora es mejor.
  • La pérdida de peso también ha sido evidente siempre perder 1o 2 o los kilos que sean inmediatamente te sientes más ligero.
  • La comida definitivamente es muy ligera nunca llega el estado de pesadez y somnolencia después de comer, que se podría traducir en mayor eficiencia.
  • Pero para mí lo que sin duda es invaluable es el conocimiento: Primero de la comida en general, la calidad de los alimentos, de donde provienen, como se procesan, quien los produce y entender la cadena de suministros.
  • Segundo entender el organismo como un proceso bioquímico y todos los componentes que lo integran de una forma compleja y armónica.
  • Tercero un profundo autoconocimiento el punto exacto de mi saciedad, mi fuente de energía, mi punto de equilibrio, mis gustos, sin duda la pregunta constante de ¿cómo me siento? siempre trasciende más allá.
  • Cuarto un universo nuevo de sabores y productos, semillas fascinantes, frutas deliciosas, combinaciones antes insospechadas, nuevas maneras de prepararlos, hay muchísimo más en el tema gastronómico, se come delicioso y super sano, para seguir aprendiendo y experimentando.

En resumen, en lo que a mí respecta tengo toda la intención y las ganas de seguir por este camino y creo que todavía me quedan frutos por cosechar, de una manera amigable armoniosa y abierta, no es una secta ni un culto, es sin apego, es decir significa que puedo comer cualquier cosa que se me antoje y no hay nada prohibido, no hay pecado en comerse un corte prime si me apetece, o comida chatarra, significa que yo voy a escoger cuando comer qué cosa, no se trata de posturas radicales, ni de intolerancia, por el contrario se trata de convivencia, de conocimiento, de compartir experiencias y hacer nuestra presencia en este mundo mejor y más llevadera, se trata de un consumo responsable para sentar las bases de una sociedad mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s